La Terapia Gestalt es una forma de terapia psicológica que tiene como objetivo ayudarte a superar situaciones de bloqueo y asuntos sin cerrar, que disminuyen tu satisfacción personal, autorrealización y crecimiento.

La Psicoterapia Gestalt aborda estas situaciones  partiendo de la idea holística del ser humano, es decir, teniendo en cuenta tanto aspectos físicos, psíquicos o espirituales.

El trabajo terapéutico Gestalt se centra en averiguar, junto con el paciente, qué formas de pensamiento y de contacto, consigo mismo y con el entorno, le han llevado a desarrollar una patología determinada.

Es una terapia perteneciente a la Psicología Humanista, que se caracteriza por no estar hecha exclusivamente para tratar enfermedades, sino también para desarrollar el potencial humano.

La terapia Gestalt se enfoca más en los procesos que en los contenidos. Pone énfasis sobre lo que está sucediendo, se está pensado y sintiendo en el momento, más que en el pasado.

Se habla del aquí y ahora, no para dejar de lado la historia de la persona, sino para que esta historia se mire desde el presente: cómo se viven y cómo afectan los hechos pasados a día de hoy.

La persona es quien es, entre otros, por lo que ha vivido.

El objetivo de la Terapia Gestalt es ayudar al paciente en su problemática, haciéndole más consciente de cómo ha llegado hasta el punto en el que se encuentra y cómo aprender a hacer las cosas de manera diferente.

Esto hace que nuestro pasado tome un valor importante. Si lo podemos observar y no sentir como una carga, podremos tomar consciencia del camino recorrido y esto es lo que nos dará el poder de hacer las cosas de manera diferente, devolviéndonos la capacidad de elegir qué opción queremos tomar para afrontar la vida.

Gracias a esto, la persona puede conocerse mejor y recobrar la creatividad perdida.