Terapia Gestalt de pareja Presencial y Online

“A lo largo de nuestra vida, las cuerdas que más intensamente vibran en el interior de las personas son, sin duda, las del amor y el desamor, las del apego y la pérdida, las de los movimientos expansivos del corazón y su contrarios de retracción. Bailando al son de sus compases experimentamos plenitud o vacio, enorme dicha o el hielo de la desazón y la destemplanza. Así somos : mamíferos, esto es, necesitados y gregarios.”

Joan Garriga

“El buen amor en la pareja.”

Una relación de pareja es una oportunidad de ocuparnos de conflictos no resueltos, tal vez desde nuestra infancia.

Se basa en el sencillo y a la vez complejo hecho de sentir. De sentirme a mí y el lugar que ocupo en relación a mi compañero/a.

En Terapia de Gestalt, la terapia de pareja se enfoca en poner especial atención en la resolución de conflictos a través de lo que ha vivido cada uno. No siempre tenemos la misma visión de cómo suceden las cosas, y esto tiene que ver con el bagaje o la tan conocida “mochilita” que cargamos de situaciones vividas en nuestra infancia, traumas de la adolescencia… quién sabe hasta donde se puede remontar toda esa información que llevamos grabada en nuestras células!!!.

Una pareja como organismo vivo que es, puede pasar por diferentes momentos de subidas, bajadas, parones, bloqueos, crisis… es precisamente en esos momentos cuando se ofrece la oportunidad de sanar algo más que la pareja

Se revisa la comunicación , las diferencias entre el uno y el otro y se aprovechan esos momentos de la energía de fuerza que genera una crisis, para entregarnos al cambio y crecimiento.

Son muchas las carencias y necesidades personales que podemos reflejar en la relación de pareja.

No es la pareja la que nos quitará el dolor ni tampoco la que nos hará felices y empoderados, este poder es demasiado grande para entregárselo a alguien más que no seamos nosotros mismos.

El logro más profundo se da cuando cada miembro de la pareja puede aceptarse a sí mismo con toda su historia personal y su sistema familiar, a la vez que puede aceptar al otro de igual manera.

En una relación, sea cual sea, es importante sentir unequilibrio entre el dar y tomar, más si cabe en la relación de pareja. Si hay uno que solo da y el otro solo recibe, en algún momento ese desequilibrio saldrá a la luz. Hay que dar yrecibir solo lo que podamos sostener, sin sentir que eso me crea conflicto o me crea una especie de “deuda”..

Evidentemente la terapia es de gran ayuda, aunque tal vez la función de esta persona y la relación ha llegado a su fin porque ya ha habido un aprendizaje, entonces ahí es muy importante una buena ruptura.

En Gestalt damos mucha importancia a los cierres, a concluir asuntos pendientes, a no cargar con cosas del pasado, a expresar lo sentido y vivido y si es a la propia persona, pues mucho mejor, y si la persona no está delante hacerlo a modo de “Ritual”.

Es muy valioso el poder dar a esa persona el lugar que merece, poder conectar con la gratitud y saber lo que sí nos ha aportado y lo que no también, cerrar de una manera
respetuosa y a poder ser amorosa, igual que empezó todo, desde el Amor y deseándole que la vida le regale todos los momentos que necesite para seguir creciendo.

La Terapia Gestalt de Pareja, como la individual o la grupal, también es trabajada a todos los niveles: lo que digo, lo que hago, lo que siento…
En las sesiones el terapeuta más bien está de interlocutor, de poner luz a los puntos ciegos y para poder dar una visión libre de juicio para que sea la propia pareja la que llegue a su autoregulación, a su verdad, a su «Método sano». No hay una fórmula secreta, lo que le funcione a cada pareja hará ese método único. A lo que se invita es a hacer un viaje más , a vivir, a experimentar nuevas preguntas y nuevas respuestas…

Hacer cosas diferentes para obtener resultados diferentes, no crearse expectativas, vivir el aquí y el ahora y entregarse a la experiencia, porque sea cual sea… EL APRENDIZAJE ESTÁ ASEGURADO.

Deja un comentario