La herida de la traición

Puede empezar a aparecer entre los 2 y 4 años de edad.
Progenitores con un perfil manipulador con juegos de seducción, chantajes emocionales…

Cuando la criatura empieza a sentir la herida crea una máscara, esta es la del CONTROLADOR.
Este tipo de control es de hacerse ver como un controlador/a responsable. Busca lo mismo en el exterior, ( Manipulación) y así en su imaginario se protege de no sentirse traicionadx.

Su aspecto físico es llamativo , cuerpos voluminosos que no obesos (por norma general) como si digeran «mirad estoy aquí», «yo puedo» «» «Soy capaz».

Personalidad fuerte, siente que siempre tiene la razón y así lo quiere hacer ver.

Actividad mental muy intensa y gran capacidad de crearse expectativas, el lo planea todo así no da lugar a que el otro falle y sienta que lo han traicionado.

Es muy rápidx en todos los aspectos, observa, actúa, sabe que necesita el otro, eso en cierto modo le hace sentir poder.

Le cuesta delegar, eso es confiar, y la cobfianza no es su fuerte.
Es sensible, aunque se esfuerza muchísimo en mostrar lo contrario.
Teme al compromiso,o mejor dicho, teme a la ruptura, ya que seguramente lo viviría cómo traición.

Una persona con esta herida empieza a sentir que sana cuando puede soltar, fluir y confiar.

Cuando da el espacio al otro para que sea el mismx y si sus expectativas no son cumplidas lo puede sostener.

Cuando se entrega a la vida aunque sea con miedo y se atreve a recibir información y aprendizajes.

Deja un comentario